Highlights

Xóchitl Gálvez, la senadora que vendió tamales de niña y busca convertirse en la primera presidenta de México

today07/21/2023 41

Background
share close
AD

La senadora opositora de 60 años es considerada un “fenómeno político” en el país y ha sacudido el suelo a muchos, incluyendo al propio presidente, quien lleva semanas atacándola en sus conferencias matutinas.

Una exvendedora ambulante de comida que se convirtió en empresaria tecnológica y senadora está sacudiendo la contienda para suceder al presidente de México y ofreciendo a muchos votantes la primera alternativa real al partido dominante en el país.

De niña, Xóchitl Gálvez, de 60 años, ayudó a su familia vendiendo tamales en la calle. Hoy en día, la senadora opositora es una apuesta arriesgada contra el partido Morena de Andrés Manuel López Obrador, que controla el Congreso y 22 de los 32 estados de México.

A pesar de sus escasas posibilidades, Gálvez ha sacudido el mundo político, incluido el presidente que lleva semanas atacándola en sus conferencias matutinas. La senadora opositora, que acostumbra vestir huipiles (vestidos) bordados en una expresión del apego a sus raíces indígenas, está en la mira nacional a casi un año de las elecciones presidenciales del 2 de junio de 2024.

“Ella llena un hueco que estaba vacío completamente”, dijo Roy Campos, presidente de la empresa local de investigaciones de opinión pública Consulta-Mitofsky. “Toda la población opositora la empieza a ver y genera una esperanza”.

Las elecciones del próximo año serán la oportunidad que tendrá López Obrador para demostrar si ha logrado construir un movimiento político que pueda perdurar más allá de su sexenio. Sea quien sea la persona que le suceda, tendrá que hacer frente a altos niveles de violencia, cárteles de la droga fuertemente armados y un importante flujo migratorio a través de los casi 3,000 kilómetros de frontera con Estados Unidos.

Un “fenómeno político”

Si bien la firma Consulta-Mitofsky no ha realizado ninguna encuesta reciente sobre candidatos de la oposición que incluya a Gálvez, Campos, no dudó en identificarla como un “fenómeno político”.

Gálvez, una política independiente que inicialmente se propuso para competir por la alcaldía de Ciudad de México y que a menudo recorre la capital en bicicleta, entró en el Senado en diciembre vestida de dinosaurio, en alusión a los líderes de partidos conocidos por sus prácticas arcaicas. En aquel momento, López Obrador había propuesto reformas electorales que, según los críticos, iban a debilitar al Instituto Nacional Electoral. El Senado las aprobó a principios de este año, pero más tarde la Suprema Corte de Justicia de la Nación impidió que entraran en vigor.

Gálvez nunca rehúye el conflicto con López Obrador. En diciembre acudió a un juez para lograr una orden judicial para que le dieran un derecho a réplica en la conferencia presidencial. La medida le fue concedida, pero el presidente la ignoró y no la dejó hablar en “la mañanera”.

Se inscribió este mes para competir por la candidatura presidencial de una amplia coalición opositora, que incluye el históricamente izquierdista PRD, el conservador PAN y el PRI que gobernó México durante 70 años, y organizaciones civiles, y aprovechó para bromear diciendo que López Obrador se ha convertido en su jefe de campaña ante los recurrentes ataques que le hace en su conferencia matutina.

López Obrador no puede presentarse para otro mandato de seis años. Varios miembros destacados de su partido Morena llevan meses compitiendo encarnizadamente entre ellos: Claudia Sheinbaum, exalcaldesa de Ciudad de México, el excanciller Marcelo Ebrard, y Adán Augusto, exsecretario de Gobernación, quienes dimitieron a sus cargos el mes pasado para competir por la candidatura presidencial oficialista.

 

 

Fuente: Telemundo.com

Written by: Editor

Rate it

AD
AD
0%