Highlights

Kayla Unbehaun desapareció por 6 años: una serie de Netflix ayudó a localizarla y fue finalmente rescatada

today05/17/2023 31

Background
share close
AD

Kayla Unbehaun fue vista por última vez en junio de 2017, cuando salió de paseo acompañada de su madre. Su caso fue contado en la plataforma de streaming y el dueño de un negocio que lo vio pudo reconocer a la menor y llamó a la policía.

Una menor que desapareció con su madre cuando tenía nueve años y cuyo caso fue expuesto en un episodio de la serie Misterios sin resolver de la plataforma Netflix, ha sido rescatada por las autoridades en Carolina del Norte, de acuerdo con el Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados (NCMEC).

Ryan Iskerka, padre de Kayla Unbehaun, lo confirmó en una declaración publicada el lunes en la cuenta de Facebook del NCMEC. “Estoy encantado de que Kayla esté a salvo en casa”, se lee en el mensaje. “Pedimos privacidad a medida que nos conocemos nuevamente y navegamos por este nuevo comienzo”.

La madre de Kayla, Heather Unbehaun, de 40 años, fue detenida bajo sospecha de haber secuestrado a su hija y un juez le impuso una fianza de 250,000 dólares. Ahora espera su traslado a Illinois, informó el canal WBTV.

Kayla, entonces de nueve años, y su madre hicieron un viaje para acampar en Wheaton, Illinois, durante el feriado del 4 de julio de 2017. Pero luego les perdieron el rastro. En un principio las reportaron como desaparecidas a las dos, pero las autoridades emitieron el 28 de julio de ese año una orden de arresto contra Unbehaun, porque sospechaban que se trataba de un rapto.

Los padres de Kayla tuvieron una relación sentimental durante cinco años, que terminó abruptamente cuando ella nació. “La primera vez que vi a mi hija al salir del hospital Heather me dijo que quería terminar la relación. Yo pensé que era ridículo”, dijo Iskerka en un episodio de la serie Vanished del canal A&E, cuando buscaba a su hija.

Los años siguientes, los encuentros con su hija sucedieron siempre en lugares públicos, porque supuestamente Unbehaun no le permitía que lo visitara en su casa. Familiares de Iskerka coincidían en que quería que él estuviera lo menos posible en la vida de la niña. “Ella siempre fue muy complicada… Era muy controladora”, comentó la abuela materna de Kayla, Linda Iskerka, en una entrevista con A&E.

Las diferencias sobre la crianza de la pequeña llegaron a una ríspida pelea por su custodia legal. Ryan Iskerka dijo al mismo canal que un día ella le advirtió que no podría verla más pues tenía “problemas de salud extraños”. Esa declaración abrió una investigación policial, la cual confirmó que le había mentido. “Era claro que lo dijo para influenciar en el caso en la corte y para que tuviera menos tiempo con mi hija”, según él.

Como resultado, un juez le otorgó a Iskerka la custodia legal completa de la menor, lo cual enfureció a la madre. Él comentó que “sabía” que su ex pareja era capaz de llevarse a su hija y esconderla bajo otra identidad.

La desaparición

Su peor pesadilla parece haberse cumplido en julio de 2017, cuando fue a la casa de Unbehaun a recoger a Kayla, pero le dijeron que aún no volvían de un paseo al bosque. Luego se enteró que todas las redes sociales de la mujer habían sido canceladas y que su teléfono estaba apagado. Por el momento se deconoce la razón por la cual ella decidió llevarse a su hija y tenerla bajo su cuidado -aunque ilegalmente- durante seis años.

Al registrar la vivienda de la mujer, la policía descubrió que había buscado información en internet sobre qué hacer para desaparecer y que no la encontraran. Antes del rapto, su hermano Justin se mudó a Georgia. La búsqueda se enfocó en ese estado una vez que las autoridades se enteraron que ella había vendido su auto en ese lugar unos días después de que inició la búsqueda.

Se pensaba que quizás los hermanos fingían ser una pareja para no despertar sospechas o que vivían como nómadas, de ciudad en ciudad, teniendo trabajos sencillos por los que cobraban en efectivo y sin permitir que la menor se inscribiera en alguna escuela. Los detectives jamás confirmaron que la niña y su madre llegaron a establecerse en Athens, Georgia, como se advertía.

A lo largo de los años, este caso siguió vivo gracias a una página de Facebook llamada “Traigan a Kayla a casa”, que tiene más de 5,400 seguidores. Además, el NCMEC publicó una foto recreada para dar una idea de cómo luciría la menor, quien ahora tiene 15 años.

El tema cobró aún más relevancia cuando fue contado en Netflix. El dueño de una tienda de Carolina del Norte que vio el episodio de Misterios sin resolver que trató sobre el rapto de Kayla, la reconoció el pasado fin de semana y llamó a la policía, según el canal WSOC.

Ryan Iskerka agradeció a la Policía de South Elgin, que lidera la investigación; al centro nacional de niños desaparecidos y a los usuarios de las redes sociales, “quienes ayudaron a mantener viva su historia y fueron fundamentales para difundirlo”, expresó en la declaración.

Lo que pasó en las vidas de Kayla y su madre durante seis años es hasta ahora un completo misterio.

El pasado 5 de enero, cuando ella cumplió 15 años, su padre escribió un emotivo mensaje en Facebook.

“Te amo y te extraño mucho. No puedo esperar el día en que pueda volver a verte”, expresó.

“Ahora eres una mujer joven con tus propios pensamientos y opiniones. Espero que tengas la edad suficiente para darte cuenta de que solo conoces la mitad de la historia… Espero que puedas recordar la verdad sobre cómo eran las cosas cuando estábamos juntos”.

 

FUENTE : UNIVISION.COM

 

Written by: Editor

Rate it

AD
AD
0%