Featured

En un hospital de La Luz del Mundo se realizaron abortos a víctimas de su líder Naasón Joaquín, según denuncias

today04/19/2022 6

Fondo
share close

Interrumpir los embarazos de las doncellas de Naasón Joaquín y sanarlas de enfermedades que contrajeron en actos sexuales era el “lado oscuro” del hospital Siloé, propiedad de la familia del ministro, declaró a la Fiscalía mexicana Sochil Martin, la primera mujer que lo denunció en California.

 

Sochil Martin, la joven que destapó el escándalo de abusos de la iglesia evangélica La Luz del Mundo, recuerda que la desaforada actividad sexual de quien era su líder espiritual, Naasón Joaquín García, se salía de control con cierta frecuencia.

 

Es el caso, agrega ella, de algunas “doncellas’’ del harem de Joaquín que quedaban embarazadas contrariando la orden imperativa de mantenerse bajo tratamiento anticonceptivo

 

La solución secreta, según Martin y otro testigo, estaba literalmente a la vuelta de la esquina: el Hospital Siloé de Guadalajara controlado por la iglesia.

 

“Se practican abortos a las esclavas sexuales de Naasón que resultaban embarazadas, ya que él no quería hijos de nadie”, detalla la denuncia que Martin presentó ante la fiscalía general de la República (FGR) de México en 2019, según una copia del expediente judicial que obtuvo este medio. La investigación sigue en curso.

 

El señalamiento es solo una parte de una detallada denuncia en la que Martin relata una sórdida historia secreta de la congregación, desde el presunto lavado de dinero hasta la forma en que habrían obligado a niñas a participar en orgías con el autonombrado ‘Apóstol de Jesucristo’. Martin, quien alega haber sido víctima sexual de los Joaquín, padre e hijo, también demandó al ministro en una corte civil federal de California.

 

Samuel Joaquín Flores, quien estuvo al frente de La Luz del Mundo durante 50 años, inauguró el 6 de agosto de 2008 uno de sus proyectos más anhelados: el hospital privado Siloé.

 

El nombre y logotipo del centro médico fueron tomados del estanque de Siloé para relacionarlo con la sanación de los enfermos. Lo fundó cerca de la colonia sede de la congregación en Guadalajara, en el estado mexicano de Jalisco, con la promesa de ofrecer servicios médicos de calidad y a bajo costo a sus hijos en la fe y bajo el lema “tu tranquilidad está en la salud de los que amas”.

 

Pero el centro médico se volvió el escenario de intervenciones encubiertas: según Martin, allí se practicaron abortos a víctimas que embarazó Naasón cuando este heredó el trono de la iglesia.

 

El personal médico del Siloé se encargaba, además, de asistir a las doncellas para prevenir y curar enfermedades de transmisión sexual, como el papiloma humano, agrega Martin.

“Inyectan a las mujeres para control natal… les daban pastillas del día siguiente (fármacos destinados a interrumpir la fertilización, también llamados anticonceptivos de emergencia)”, describió ella.

 

Estas acusaciones no han sido mencionadas en el caso penal de Joaquín García en California. Pero sí son parte de la investigación del gobierno mexicano, que se inició a partir del proceso en Estados Unidos.

 

Tampoco se pronunciaron los abogados de Naasón, quien se ha declarado inocente de 19 cargos, incluyendo abuso sexual de menores, tráfico sexual y pornografía infantil.

 

Para este 2 de mayo se programó una audiencia en la Corte Superior de Los Ángeles, en la cual se definiría si el juicio comienza el 9 de mayo. El ‘Apóstol’ lleva casi tres años detenido en una cárcel de la ciudad. Un juez le impuso una fianza de 90 millones de dólares, la más alta en la historia del estado.

 

“El lado oscuro del Siloé’’

En una extensa entrevista con, Martin aseguró que el hospital Siloé es parte de la estructura de “delincuencia organizada” que permea la cúpula de la institución evangélica. Ella lo descubrió cuando era doncella de Naasón Joaquín y se negó a complacerlo sexualmente, recuerda. Afirma que recibió una paliza del ‘Apóstol’ por la cual requirió de atención médica. Fue una enfermera del Siloé quien la curó

 

“Tenía mucho dolor en mi cuerpo y no podía ya con el dolor, y Azalea manda a llamar a una persona del hospital Siloé para que llegara una señora, ya grande de edad, en una casita ahí cerquita, como a una cuadra de su oficina (de Joaquín). Me dio una inyección. Me dio mucho sueño… Fue algo muy rápido y como un día y medio yo estaba como que muy mareada”, dijo Martin refiriéndose a Azalea Rangel, la asistente del pastor que también afronta cargos en Los Ángeles y sigue prófuga desde junio de 2019.

 

“Pero después me doy cuenta de que era en el mismo hospital Siloé donde mandaban a las enfermeras a que hicieran los abortos o hicieran análisis cuando las muchachas tenían enfermedades”, continuó Martin. “Es como que el lado oscuro del hospital Siloé, pero la mayoría de los miembros ven al hospital Siloé como el hospital del ‘Siervo de Dios’ que nos atiende”.

 

Una de las personas que realizaban los abortos, afirmó ella, no era profesional de la salud, sino que era una reclutadora de niñas o ‘groomer’ de los Joaquín. “No es enfermera, o sea, es una persona quien es ‘groomer’. Ha sido ‘groomer’ por años y es una persona quien junta a las mujeres que ocupan el aborto o mujeres que están con enfermedades, y estas mismas personas que hacen esta red son las que las llevan al hospital Siloé”, denuncia Martin.

 

“¿Qué hacen mujeres practicando abortos en un hospital vinculado a una iglesia?”, se pregunta.

 

Un exfiel de la iglesia que trabajó en el hospital Siloé y que pidió no ser identificado por su seguridad, dijo a este medio que los abortos eran un secreto a voces en ese instituto privado. “Eran muchas jóvenes, y muchas eran menores, a las que les hacían los abortos”, afirmó la fuente. “Hubo una racha en la que hubo muchos abortos en el hospital Siloé”.

 

A la par, el personal del Siloé sufría de presunta explotación laboral: recibía sueldos bajos y algunos trabajaron sin devengar un salario, dijo la fuente. “Mi sueldo quincenal era de 1,800 pesos (90 dólares), pero hay personas a las que no les pagan”.

Se ha solicitado desde principios de 2021 a la Secretaría de Salud de Jalisco y a la delegación estatal de la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO) informes sobre denuncias, investigaciones o, dado el caso, sanciones relacionadas con el Siloé, pero no respondieron.

 

Los abortos de Texas

Según el relato de Sochil Martin, a las víctimas de Samuel Joaquín y a las de su hijo las ponían a trabajar gratuitamente en las oficinas del hospital “para mantenerlas ocupadas”. Otras eran colocadas en negocios de los Joaquín y en fundaciones de la iglesia.

 

“Cuando a nosotros nos tocaba ir a hacer entrevistas al hospital con los doctores, con las enfermeras, con los directores del hospital Siloé, yo miraba a las muchachas que trabajaban ahí y era algo normal verlas ocupadas”, dijo Martin.

 

La estatua de Samuel Joaquín, fundador del Siloé, da la bienvenida a los pacientes. En el interior hay fotografías del fallecido ‘Apóstol’ y de su hijo Naasón Joaquín. Pero en la oficina del Registro Público de la Propiedad de Jalisco aparecen como propietarios el hijo mayor de Samuel Joaquín, Benjamín Joaquín García, y la esposa de este, Noa Sally Aboganem Pineda.

 

Hace algunos años se pensaba que Benjamín Joaquín, por ser el primogénito, se quedaría al frente de la iglesia. No fue así. Lo que sí heredó fueron varias propiedades en Guadalajara, incluyendo casas y un porcentaje de la Universidad Sämann de Jalisco.

 

En la página de internet del Siloé se le describe como una institución privada cuyo propósito es “brindar servicios médicos… para mejorar su bienestar, con un espíritu humano”. En su nómina hay más de 80 profesionales de la salud, quienes atienden en más de 30 especialidades, indica el portal.

 

Las funciones de consulta externa se iniciaron en 2001 y dos años más tarde integraron servicios de especialidad requeridos para una unidad hospitalaria “de segundo nivel”. Actualmente tiene cuatro niveles y un sótano, estacionamiento, laboratorio, farmacia, unidad de oftalmología, centro de vacunación, radiología, área de urgencias, consultorio de oftalmología, cuneros y zona de rehabilitación y terapia física. Su lema es “porque tu tranquilidad está en la salud de los que amas”.

 

Antes de la apertura del Siloé, Samuel Joaquín solucionaba el problema de los embarazos no deseados en Texas, de acuerdo con un expastor que pidió no revelar su nombre por miedo a represalias. Aunque en esos años ya existía el sanatorio Aarón Joaquín en la colonia de la iglesia, Hermosa Provincia, el ‘Apóstol’ prefería ocultar las secuelas de sus perversiones fuera de México, afirmó.

 

“Él no se confiaba en hacer algo ahí, sino que las mandaba fuera”, asegura la fuente. “(A) Houston era muy frecuente que mandara él a sus mujeres a abortar. Tenía una persona ahí de confianza que conozco su nombre, pero no lo voy a mencionar, que coordinaba la visita de estas mujeres para llevarlas a las clínicas que ya conocía de abortos en la ciudad de Houston, Texas”, aseguró la fuente.

 

Este exministro que fue parte de la cúpula de la iglesia relata que el Siloé se benefició en sus primeros años del trabajo voluntario de varios fieles, quienes creían apoyar un hospital comunitario que ofrecería atención médica gratuita o de bajo costo a los miembros de La Luz del Mundo.

 

“El objetivo que ellos promueven y que hablan a los cuatro vientos, que es el hospital para el servicio de la comunidad, no hay tal. Es un hospital para generar ganancias y es un hospital malo y caro a la vez. Y fue hecho con mano de obra voluntaria de muchos miembros de la iglesia de La Luz del Mundo”, dijo.

 

A la pregunta de cuál es el destino de los ingresos del hospital Siloé, el expastor explicó que las atenciones médicas van a dar a los bolsillos de la familia Joaquín, los herederos.

 

Mientras varios exfieles lo consideran un sitio siniestro que perpetuó el abuso a las esclavas sexuales de los Joaquín.

 

El Evangelio de Juan menciona al estanque de Siloé al narrar un milagro de Jesucristo en el que hizo ver a un ciego de nacimiento. “Mientras esté en el mundo, soy la luz del mundo”, exclamó el hijo de Dios antes de escupir en la tierra para hacer barro y ponerlo sobre los ojos del invidente. “Vete, le dijo, lávate en el estanque de Siloé. Así que el hombre fue y se lavó, y volvió a su casa viendo”, dice el pasaje bíblico.

 

Fuente: Univisión

Escrito por Editor

Rate it

Artículo anterior

Featured

Tres tiroteos este fin de semana dejan 2 muertos y más de 30 heridos

Este fin de semana hubo dos tiroteos masivos en Carolina del Sur y otro en Pennsylvania. Ha habido más de 130 tiroteos masivos en lo que va del año, según el Archivo de Violencia Armada.   Un nuevo tiroteo en Carolina del Sur este domingo, esta vez en un club en la localidad de Furman, dejó al menos nueve personas heridas, según reportaron las autoridades de ese estado del sureste […]

today04/18/2022 10

0%