Featured

Los gobernadores demócratas superan a la Casa Blanca con el retroceso en el uso obligatorio de mascarillas

today02/08/2022 13

Fondo
share close

Una avalancha de movimientos por parte de los estados demócratas que establecen plazos para levantar los mandatos de mascarilla está dejando atrás a una Casa Blanca cautelosa y aumentando la presión sobre los altos funcionarios de salud del gobierno para codificar un final de ómicron.

 

La menguante ola de ómicron está desencadenando lo que –esperemos– podría ser uno de los últimos choques entre la salud pública y la política de la pandemia.

 

La Casa Blanca, está «pensando» en un plan para el periodo de emergencia post-pandémico. Pero este lunes, el gobierno de Biden no estaba dispuesto a respaldar una flexibilización del enmascaramiento escolar, una de sus armas clave contra el covid-19.

 

Este puede ser un caso de dos veces mordido, tres veces tímido, porque el presidente Joe Biden se presentó a las elecciones prometiendo «apagar» el virus y declaró la independencia parcial del mismo el 4 de julio del año pasado, y en ambas ocasiones pagó un precio político por elevar las expectativas demasiado alto, demasiado rápido

 

Pero ahora se enfrenta a la presión de dar un gran paso hacia la vuelta a la normalidad, ya que la ola de ómicron disminuye tan rápidamente como llegó y los funcionarios locales toman el asunto en sus manos. Solo este lunes, tres gobernadores demócratas –en Nueva Jersey, Delaware y Connecticut– y el departamento de salud pública de Oregón establecieron plazos para poner fin a los mandatos de enmascaramiento en las aulas, en el último giro de una saga de salud pública que envió un tsunami político a las escuelas.

 

Sus medidas aumentaron la presión sobre otros estados azules, como Nueva York, para que siguieran su ejemplo. Muchos estados liderados por los republicanos no tienen este tipo de mandatos, y los gobernadores populistas han promovido la resistencia a las directrices de salud pública para impulsar sus carreras políticas.

 

Todo lo relacionado con la variante ómicron, altamente infecciosa, que atacó a finales del año pasado, se desenvolvió a un ritmo acelerado. Rápidamente inundó las escuelas, paralizó los viajes y dejó los estantes de los supermercados vacíos. Pero con las curvas de infección cayendo en picado en algunos estados, la política siempre cambiante de la pandemia se está transformando de nuevo.

 

La rápida evolución de la situación está provocando otra controversia sobre si la desesperación por relegar el virus a la historia está impulsada por la ciencia o por la política. La semana pasada, un grupo de gobernadores que se reunió con el presidente en la Casa Blanca le dijo que era hora de «alejarse» de la pandemia, según el gobernador republicano de Arkansas, Asa Hutchinson.

 

Los nuevos movimientos sobre el enmascaramiento de los estados controlados por los demócratas parecieron superar los mensajes de la Casa Blanca, y no por primera vez.

 

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, insistió este lunes en que no se habían producido cambios en las directrices de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés) que recomiendan el enmascaramiento en las escuelas, ni ningún nuevo proyecto inminente para los gobernadores, aunque dijo que correspondía a los distritos escolares locales tomar sus propias decisiones.

 

Psaki recordó los comentarios de Biden de hace menos de dos semanas cuando dijo: «Ciertamente no vemos este momento como la nueva normalidad… pero queremos llegar a un punto… en el que el covid no perturbe nuestra vida cotidiana»

 

Sin embargo, el gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy, dijo este lunes que era hora de fijar una fecha para dejar de exigir las máscaras que se han convertido en un símbolo de la infancia de los jóvenes estudiantes perdidos por la pandemia.

 

«Nuestro recuento de casos, las hospitalizaciones, la tasa de positividad de las manchas están cayendo como una piedra», dijo el gobernador demócrata en el programa «The Lead with Jake Tapper».

 

Añadió que el progreso en la vacunación infantil también significaba que era el momento adecuado para aliviar las restricciones en las escuelas. La medida de Murphy, que ya no obligará a niños y adultos a llevar mascarilla en la escuela, entrará en vigor en un mes, momento en el que se espera que los casos de covid-19 en el estado sigan disminuyendo.

 

«No se trata de una declaración de victoria, sino de un reconocimiento de que podemos vivir responsablemente con esto», dijo Murphy al hacer su anuncio.

 

También este lunes, el gobernador de Delaware, John Carney, anunció que el mandato de mascarilla universal para interiores finalizará el viernes y que los mandatos de mascarilla para las escuelas expirarán el 31 de marzo. Y su colega demócrata, el gobernador de Connecticut Ned Lamont, recomendó poner fin al mandato estatal de mascarillas en las escuelas y centros de cuidado infantil el 28 de febrero. El gobernador de California, Gavin Newsom, que sobrevivió a un intento de destitución espoleado en gran parte por sus restricciones por el covid, anunció este lunes que el Estado Dorado levantaría su mandato estatal de mascarilla en interiores para las personas vacunadas la próxima semana.

 

Las medidas relativas a las mascarillas dividen la opinión médica

Algunos profesionales de la salud respaldan estas medidas, argumentando que, aunque la amenaza del covid-19 no ha pasado, una variante que en su mayoría no es letal para quienes están totalmente vacunados y el rápido descenso del número de nuevos casos hacen que sea razonable actuar ahora.

 

La doctora Leana Wen, analista médica, argumentó que los CDC deben cambiar sus directrices, señalando que no tienen que hacerlo de la noche a la mañana. «Pero tenemos que escuchar su liderazgo aquí. Los CDC ya han perdido mucha confianza y credibilidad. Este es su momento para reconstruir y eliminar las restricciones con la misma rapidez con la que se pusieron», añadió Wen, médico de urgencias y profesor de política y gestión sanitaria en la Escuela de Salud Pública del Instituto Milken de la Universidad George Washington.

 

«Nos permite la oportunidad de eliminar una de esas restricciones que ha sido tan controvertida», dijo el Dr. Carlos del Río, decano ejecutivo asociado de la Facultad de Medicina de la Universidad de Emory, en el programa «Newsroom», argumentando que la atención debería centrarse en cosas como la mejora de la ventilación en las escuelas.

 

La última iteración de la política estatal de enmascaramiento surgió mientras los nuevos contagios de Covid-19 caen en la mayoría de los estados y con el optimismo creciente de que, al llegar la pandemia a la marca de dos años, el país está más cerca que nunca de la liberación.

 

El Dr. Richard Besser, antiguo director en funciones de los CDC, declaró este lunes a Wolf Blitzer de CNN en «The Situation Room» que los gobernadores estaban tomando decisiones basadas en la ralentización de las infecciones por covid-19.

 

«Las tendencias que estamos viendo son muy alentadoras. Si continúan, entonces hay luz al final del túnel para muchos niños en las escuelas», dijo Besser, pediatra, quien pidió a los funcionarios que expliquen que los cambios se basan en una mejora de las perspectivas, en caso de que tengan que cambiar de rumbo.

 

«Si las cosas se dan la vuelta y van en sentido contrario, podríamos volver a decir que tenemos que volver a poner mascarillas a los niños», dijo Besser, presidente y director general de la Fundación Robert Wood Johnson.

 

Pero no todos los profesionales de la salud creen que sea el momento de prescindir de medidas básicas como el uso de mascarillas en las escuelas, ya que advierten que, aunque las infecciones están disminuyendo, siguen siendo elevadas en algunas zonas. Y más de 2.500 estadounidenses siguen muriendo cada día a causa de covid, una realidad a la que gran parte del país parece haberse adormecido.

 

El Dr. Jonathan Reiner, analista médico, dijo este lunes que aunque la carga de casos de Nueva Jersey era un 90% menor que en su pico de ómicron, sus cifras seguían siendo 15 veces más altas que el verano pasado.

 

«Nos estamos moviendo en la dirección correcta. Pero aún no hemos llegado a ese punto», dijo a Tapper Reiner, profesor de medicina de la Universidad George Washington.

 

«Solo el 55% de los niños de entre 12 y 17 años están totalmente vacunados y apenas el 22% de los niños de entre 5 y 11 años están totalmente vacunados. Así que la combinación de que todavía hay muchos virus en la comunidad y no muchos niños vacunados, para mí, dice que tenemos que esperar un poco más hasta que haya menos virus en la comunidad».

 

«Sé que todo el mundo está impaciente», añadió Reiner. «Yo también quiero dejar las mascarillas».

 

La política y la ciencia vuelven a estar en desacuerdo

Estas preocupaciones pueden explicar por qué la Casa Blanca es más reticente que algunos demócratas a nivel estatal a tomar la iniciativa en este asunto. La posibilidad –que todo el mundo teme– de que se produzca otra variante del covid-19 que provoque un nuevo aumento de las infecciones es también un motivo de precaución. Biden ya se ha quemado antes al establecer plazos para un virus que desafía el calendario político.

 

Pero los funcionarios locales se están enfrentando al extremo del agotamiento público con la pandemia. Murphy, por ejemplo, acaba de conseguir un segundo mandato el año pasado en un estado firmemente demócrata después de una campaña que estuvo dominada por la controversia sobre el enmascaramiento y otras medidas de covid-19. Los demócratas de todo el país están desesperados por que la pandemia sea historia cuando los votantes, que recuerdan la promesa de Biden de acabar con ella, acudan a las urnas en las elecciones de mitad de mandato de noviembre.

 

La nueva tensión por el enmascaramiento se produce después de semanas de batallas politizadas sobre el tema. El gobernador republicano Glenn Youngkin, elegido en Virginia el pasado otoño, se ha visto inmerso en batallas judiciales con los padres y los distritos escolares tras emitir una orden ejecutiva que hace que el enmascaramiento sea opcional en las escuelas. Gobernadores republicanos como Greg Abbott en Texas y Ron DeSantis en Florida, que podrían tener ambiciones presidenciales, lucharon contra los sindicatos de profesores en temas como el enmascaramiento y se pintan como guerreros de la elección de los padres.

 

Y el campo minado del enmascaramiento sigue siendo traicionero para los aspirantes políticos. La candidata a gobernadora de Georgia, Stacey Abrams, por ejemplo, tuiteó la semana pasada una foto suya con escolares enmascarados. La demócrata no llevaba mascarillas y los tuits fueron borrados posteriormente, provocando una intensa reacción política. Su campaña dijo que se había quitado la máscara para que los niños pudieran escucharla. Pero sus posibles oponentes republicanos la acusaron rápidamente de hipocresía, en acusaciones que seguramente resonarán durante toda la campaña hasta las elecciones de noviembre.

 

Tal vez sea demasiado pronto para poner fin a la guerra de las máscaras.

 

Fuente: CNN en Español

Escrito por Editor

Rate it

Artículo anterior

Featured

Al menos ocho muertos al volcarse un bus turístico cerca de Cancún

El vehículo sufrió una volcadura tras un impacto en la autopista, aunque no se ha aclarado bien la naturaleza del siniestro. Se estima que muchos de los pasajeros eran turistas.   Al menos ocho personas fallecieron y otras 19 resultaron heridas después de que un autobús de la línea Autobuses de Occidente (ADO) acabara volcado en la carretera entre Mérida y Cancún, a la altura del cruce El Tintal y […]

today02/07/2022 9

0%