Featured

Biden terminará la misión final en Afganistán en solo 7 dias

today08/25/2021 8

Fondo
share close

Los instintos que impulsaron la decisión del presidente Joe Biden de poner fin a la presencia de Estados Unidos en Afganistán para el 31 de agosto fueron revelados por lo que dijo antes de anunciarlo al pueblo estadounidense.

 

En una declaración televisada anunciada como una actualización de un extraordinario puente aéreo que ahora ha salvado a más de 70.000 personas, Biden celebró las últimas votaciones de la Cámara de Representantes sobre sus US$ 3,5 billones para empleos, gasto social, licencia familiar y plan de atención médica.

 

«Estamos un paso más cerca de invertir verdaderamente en el pueblo estadounidense, posicionar nuestra economía para el crecimiento a largo plazo y construir un Estados Unidos que supere al resto del mundo», dijo Biden.

 

Fue un comienzo discordante para un discurso sobre su proceso inicialmente caótico de poner fin a una guerra que alguna vez fue un ejemplo de construcción de una nación en el extranjero en lugar de en casa, un proceso que probablemente legará una oleada de tragedias humanas individuales.

 

Pero Biden estaba dejando en claro que a pesar de una salida que probablemente deje a miles de afganos elegibles para el pasaje a Estados Unidos atrapados bajo el brutal gobierno de los talibanes, junto con –potencialmente– algunos estadounidenses, él cree que las prioridades de los estadounidenses y sus propias perspectivas políticas están, en última instancia, en otra parte.

 

Esto enfurecerá y desanimará a oponentes políticos, veteranos, profesionales de inteligencia y otros que creen que Estados Unidos está rompiendo la promesa sagrada de un refugio seguro para muchos traductores afganos y otros que salvaron vidas estadounidenses durante una guerra de 20 años y que parece poco probable que puedan irse antes de que lo hagan las fuerzas estadounidenses.

 

Pero está en línea con el cálculo de Biden de los intereses nacionales de EE.UU. que sustenta su política exterior y su lectura del estado de ánimo nacional en medio de una feroz pandemia, una ruina económica persistente y dos décadas de desventuras globales de EE.UU.

 

Y está estrechamente relacionado con otro principio fundamental: que no enviará hijos e hijas estadounidenses a Afganistán, ni a ningún otro lugar, para morir en lo que él cree que es un esfuerzo inútil que no mejorará la seguridad central de Estados Unidos.

 

El presidente todavía enfrenta una semana nerviosa mientras espera para ver si su estrategia funcionará y posiblemente le permita escapar del daño político a largo plazo en casa de lo que en muchos sentidos sigue siendo una debacle en el extranjero. Cualquier muerte en combate estadounidense o ataques terroristas graves en el aeropuerto de Kabul, donde se está llevando a cabo la evacuación, convertiría una crisis de política exterior en un tornado político interno en toda regla.

 

Con eso en mente, no es sorprendente que esté impaciente por salir de ahí.

 

Poca ventaja, amenazas terroristas e imperativos políticos fuerzan a Biden

Dado que las fuerzas estadounidenses son efectivamente rehenes de un entorno de seguridad hostil, siempre fue poco probable que Biden aceptara las solicitudes de aliados como Gran Bretaña y Francia para extender las operaciones más allá de la fecha límite de los talibanes y la suya propia del 31 de agosto.

 

Agrega a eso las restricciones políticas que se ha impuesto a sí mismo y la abrumadora ventaja de los talibanes, y Biden realmente no tenía otras opciones.

 

Los talibanes dicen que no permitirán que los afganos abandonen el país y rechazan la extensión de la fecha de evacuación

 

A pesar de pedir planes de contingencia en caso de que decida una extensión a corto plazo, quedarse más tiempo obligaría a Biden a arriesgarse a una confrontación abierta con los talibanes y al peligro real de bajas estadounidenses. Para extraer adecuadamente a todos los afganos con visas estadounidenses, seguramente tendría que aumentar las tropas para expandir el perímetro del aeropuerto y posiblemente incluso tratar de retomar Kabul. De hecho, tendría que optar por aumentar enormemente el riesgo de vidas estadounidenses para salvar vidas afganas después del 31 de agosto.

 

No iba a hacer eso. Y no está claro que la gente lo apoyaría si lo hiciera.

 

Al explicar por qué se apegaba a su fecha, Biden hizo hincapié en la grave y creciente amenaza terrorista para EE.UU. y las fuerzas aliadas.

 

«Cada día que estamos en tierra es otro día en el que sabemos que ISIS-K busca apuntar al aeropuerto y atacar tanto a las fuerzas estadounidenses y aliadas como a civiles inocentes», dijo Biden.

 

Desafiar a los talibanes después del 31 de agosto solo exacerbaría el peligro, especialmente después de que el director de la CIA, William Burns, aparentemente no logró asegurar una extensión de la tolerancia del grupo hacia la operación estadounidense en conversaciones secretas con sus líderes.

 

Y según Robert Baer, exagente de casos de la CIA y analista de inteligencia de CNN, los talibanes tenían todas las cartas.

 

«En cualquier momento, tenemos que entender que podrían cerrar el aeropuerto de Kabul. Todo lo que tendrían que hacer es poner un par de morteros en el medio. Los C-17 darían la vuelta y tendrían que irse. Ese es su protocolo», dijo Baer.

 

«Entonces, los talibanes están tomando las decisiones. Y no hay nada que podamos hacer. Si dicen que tenemos que estar fuera para el 31, eso es lo que tendremos que hacer, a menos que volvamos a invadir Afganistán, lo cual no veo venir «.

 

Ahora que los talibanes están diciendo que no permitirán que los civiles afganos abandonen el país, Biden no tiene la capacidad de forzar la entrega de refugiados elegibles y titulares de visas sin ordenar a los soldados estadounidenses que peleen, un paso sobre el que es reacio.

 

Al pintar su decisión de poner fin al puente aéreo para el 31 de agosto como una opción, Biden también disfraza el hecho humillante de que es un presidente estadounidense al que se le están imponiendo los talibanes, cuyas fuerzas son muy inferiores a las que él comanda pero disfrutan de una posición estratégica superior.

 

A lo largo de esta crisis, ha habido una fuerte impresión de que la furia contra el presidente de las comunidades de seguridad nacional, política y periodística de Washington por el destino de los afganos que se enfrentan a una posible muerte a manos de los talibanes no se ha compartido más ampliamente por la población general.

 

Es por eso que Biden, como lo ha hecho a lo largo del drama, enfatizó el punto principal de que está poniendo fin a una guerra que dice que se prolongó demasiado y mató a demasiados estadounidenses después de lograr sus objetivos de degradar a Al Qaeda hace mucho tiempo.

 

Es probable que la aceleración del transporte aéreo, utilizando decenas de aviones de transporte estadounidenses y aliados, termine como una de las operaciones logísticas y salidas de un campo de batalla extranjero más asombrosas y rápidamente urdidas de la historia. Sin duda alguna, está salvando a miles de afganos. Y su éxito alivió parte de la presión política infligida a Biden por los propios errores de su equipo.

 

Pero también ocurre que a medida que las operaciones comiencen a reducirse en los próximos días para que las fuerzas militares puedan asegurar su propia salida, es probable que EE.UU. rompa una promesa de cuidar a aquellos que lo apoyaron durante 20 años en el país.

 

La mayoría de los estadounidenses están a favor de la retirada de Afganistán, pero dicen que fue mal gestionada

La Casa Blanca dice que Biden se apegó a la fecha del 31 de agosto porque «seguimos encaminados para cumplir nuestra misión». Pero si la misión era extraer a todos los solicitantes de visas especiales de inmigrante, junto con sus familias, que podrían enfrentar represalias de los talibanes, entonces hay muchas pruebas de lo contrario. Muchos veteranos estadounidenses, legisladores, grupos ad hoc y otros todavía están trabajando frenéticamente para salvar a sus antiguos camaradas.

 

Hay varios informes de que se impide que los afganos lleguen al aeropuerto. Jennifer Hansler de CNN citó a un diplomático familiarizado con la situación en Kabul diciendo que hay una desconexión «entre la realidad y la política». El diplomático agregó que decenas de miles de personas se quedarían atrás debido a la fecha límite del 31 de agosto.

 

El lunes por la noche, después de una sesión informativa clasificada con funcionarios de inteligencia, el representante Adam Schiff de California, un aliado demócrata de la Casa Blanca, agujereó las afirmaciones de la administración.

 

«Creo que es muy poco probable dada la cantidad de estadounidenses que aún necesitan ser evacuados, la cantidad de visas, la cantidad de otros miembros de la prensa afgana, líderes de la sociedad civil, mujeres líderes», dijo Schiff a Ryan Nobles de CNN.

 

«Es difícil para mí imaginar que todo eso se pueda lograr entre ahora y fin de mes».

Y el principal republicano en la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, el representante Michael McCaul de Texas, arremetió contra Biden durante una entrevista con Jake Tapper en «The Lead» de CNN, advirtiendo que las personas que trabajaban para Estados Unidos morirán.

 

«Cuando la puerta se cierre, sigo manteniendo mi declaración: tendrá las manos manchadas de sangre», dijo McCaul. «Los ejecutarán cuando nos retiremos».

 

Biden puede no estar tan conmovido por los ataques republicanos, incluso los de McCaul, que equivalen a críticas justas dada la evidencia. Y la reacción violenta en su contra, también liderada por una andanada de declaraciones hipócritas del expresidente Donald Trump, que dejó a su sucesor en una posición débil al negociar una retirada incluso antes, seguramente sería aún más vocal si algún soldado estadounidense muere o es gravemente herido antes o después del 31 de agosto.

 

A medida que la salida final se acerca cada vez más, Biden puede negociar un camino para salir de la crisis más peligrosa hasta ahora de su presidencia, que generó dudas sobre su juicio y la perspicacia estratégica de su administración.

 

Pero la historia seguirá registrando una mancha en su legado que no será borrada por los vítores partidistas de los periodistas liberales que atacaron a los medios nacionales por su cobertura sobre el terreno del desastre en Kabul.

 

Si bien muchos afganos lograrán reasentarse en EE.UU. y en terceros países, las últimas semanas seguirán siendo una parábola de la forma en que las vidas ordinarias a menudo se vuelven baratas en medio de fuerzas geopolíticas más amplias y la desagradable realidad de la guerra. Para los que se queden atrás, la retirada de Estados Unidos reflejará promesas en el fragor de la batalla que un presidente no pudo –o eligió no– cumplir.

 

Fuente: CNN en español

Escrito por Editor

Rate it

Artículo anterior

Noticias

Presidente Biden presiona para que el sector privado exija vacunas como requisito, tras la aprobación total de Pfizer por la FDA

“Hoy hago un llamado a más empresas del sector privado para que aumenten sus requisitos de vacunación que alcanzarán a millones de personas”, añadió el presidente, quien pidió a los empresarios y directivos de organizaciones sin ánimo de lucro a que obliguen a sus empleados “a vacunarse o a enfrentar requisitos estrictos”. Según cifras oficiales, la gran mayoría de personas hospitalizadas o que fallecen a causa del Covid-19 no se […]

today08/24/2021 6

0%