EEUU comenzará a enviar a solicitantes de asilo a Guatemala tras pacto de 'tercer país seguro'

Noticias Populares

Se recortarán cupones de comida, casi 700,000 beneficiarios quedarán fuera

La medida es parte de un esfuerzo sostenido del gobierno por limitar el acceso al beneficio federal.

Delaware pierde revisión del tribunal superior al fallo de demanda de opioides

El juez que desestimó a Walgreens como acusado en la demanda del estado contra la industria...

El FBI abre línea telefónica para denunciar crímenes de la MS-13

En respuesta a la “violencia extrema” que ejercen los miembros de la mara salvatrucha en varias...

Phoca Facebook Comments

Share on Myspace

EEUU comenzará a enviar a solicitantes de asilo a Guatemala tras pacto de 'tercer país seguro'

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Dicha regla podría aplicarse tan pronto como en diciembre y le da la potestad al Departamento de Seguridad Nacional de enviar a Guatemala a todos aquellos solicitantes de asilo que no hayan pedido protección en ese país mientras avanzaban hacia Estados Unidos.

 

Una nueva norma emitida por el gobierno de Donald Trump este lunes permitiría enviar a Guatemala a quienes solicitan asilo a Estados Unidos, ya sea obedeciendo una lista en las garitas o al entregarse a oficiales de la Patrulla Fronteriza. Allá continuarían sus procesos migratorios. Se trata de la implementación del acuerdo de “tercer país seguro” firmado entre ambos gobiernos.

 

Dicha regla, que podría aplicarse tan pronto como en diciembre, ha sido calificada como una forma para ayudar a EEUU a procesar los casos de quienes buscan refugio bajo los acuerdos internacionales de asilo y tortura. Una vez que entre en vigor se establecería un nuevo proceso de selección para determinar si EEUU o Guatemala procesarán las solicitudes de refugio de los migrantes.

 

Este cambio que ya se anticipaba desde hace unos días se menciona en un documento elaborado por el Departamento de Justicia (DOJ), los Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS), el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y la Oficina Ejecutiva de Revisión Migratoria (EOIR).

 

Ese informe advierte que para el 11 de octubre había un acumulado de más de 476,000 solicitudes de asilo ante la EOIR, mientras que existían 340,801 solicitudes de asilo afirmativas pendientes con USCIS a fines del año fiscal 2019, que concluyó el 30 de septiembre.

 

“Históricamente, solo una pequeña minoría de las personas que alegaban temor al retorno por persecución o tortura finalmente obtuvieron asilo o incluso lo solicitaron. De hecho, a lo largo de los años, muchos migrantes que inicialmente afirmaron tener miedo de regresar al llegar (a EEUU) abandonaron esas afirmaciones por completo”, justica el documento.

 

Según la norma emitida el lunes, el pacto de “tercer país seguro” se usará para devolver a los migrantes a Guatemala y, finalmente a El Salvador y Honduras, que han firmado acuerdos similares. Dichos pactos le dan la potestad al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de enviar a Guatemala a todos aquellos solicitantes de asilo que no hayan pedido protección en ese país mientras avanzaban hacia EEUU.

 

El gobierno guatemalteco aceptó dicha medida para evitar sanciones económicas anunciadas por Trump. La firma se dio luego de una escalada de amenazas del presidente con castigos como la prohibición de viajes a los guatemaltecos, la aplicación de un impuesto a las remesas y la imposición de una tasa de aranceles a todos los productos guatemaltecos exportados a Estados Unidos.

 

Pactos como el alcanzado con Guatemala, fueron firmados también con Honduras y El Salvador, pero estos aún no han sido implementados y al momento se desconoce cuándo ocurriría.

 

El secretario interino de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan, ha dicho que los pactos se ejecutarán de forma gradual para evitar saturar a los países centroamericanos que apenas reciben solicitudes de asilo.

 

Mientras Trump busca echar mano de éstos para detener el éxodo centroamericano, quienes defienden a los migrantes advierten que devolverlos a aquella región podría tener consecuencias fatales.

 

Cuando entre en efecto la nueva regla, a los solicitantes de asilo se les preguntará si primero buscaron protección en Guatemala. Si no lo hicieran, serían enviados de regreso a Guatemala.

 

“Para ayudar a aliviar esas cargas (por el alto número de casos) y promover la cooperación regional en materia de migración, Estados Unidos firmó recientemente un acuerdo con El Salvador, Guatemala y Honduras en un esfuerzo por compartir la distribución de las solicitudes de asilo”, menciona el informe elaborado por el USCIS y otras agencias federales.

 

Pero dichos acuerdos han sido duramente criticados al considerar que esos tres países no pueden brindar seguridad a los migrantes que ya de por sí vienen huyendo de contextos de violencia y pobreza extrema. Las cifras de homicidios ubican a sus capitales como algunas de las más peligrosas de la región.

 

Fuente: UN

eyh