En un año el Ejército de EEUU expulsó a 500 inmigrantes que reclutó

Noticias Populares

El número de familias migrantes que cruzan la frontera de EEUU "bate un nuevo récord"

Datos obtenidos por el diario The Washington Post revelan que, en el mes de septiembre, 16,658...

Mujer de Salisbury arrestada por asalto a oficiales de Policía

La Oficina del Alguacil del Condado de Wicomico arrestó a una mujer de Salisbury, Maryland, el 10...

Phoca Facebook Comments

Share on Myspace

En un año el Ejército de EEUU expulsó a 500 inmigrantes que reclutó

User Rating: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Una investigación llevada a cabo por The Associated Press encontró que en la mayoría de los casos no hay una razón clara para dar de baja a los enlistados.

Muchos de ellos han comenzado a demandar al Ejército.

 

En el transcurso de 12 meses, el Ejército de Estados Unidos dio de baja a más de 500 inmigrantes que fueron reclutados en todo el mundo por hablar otro idioma o por tener habilidades médicas y a los que además les había prometido una vía rápida a la ciudadanía a cambio de su servicio, descubrió una investigación de la agencia The Associated Press (AP).

 

El programa de reclutamiento 'Military Accessions Vital to the National Interest' (MAVNI) que llevaba activo una década se suspendió en 2016 debido a la preocupación de que los reclutas inmigrantes no estaban siendo evaluados suficientemente. El Ejército comenzó a expulsarlos el año pasado sin dar explicación.

 

AP entrevistó a más de una decena de reclutas de países como Brasil, Pakistán, Irán, China y Mongolia, quienes dijeron que estaban devastados por sus bajas inesperadas o por la cancelación de sus contratos.

 

Hasta ahora, no está claro cuántos fueron dados de baja y por qué motivo, y el Ejército se ha negado a discutir casos específicos. Pero la propia lista de esa fuerza, presentada a la Corte de Distrito para el Distrito de Columbia el mes pasado, dice que 502 miembros en servicio que se enlistaron bajo el programa MAVNI fueron dados de baja entre julio de 2017 y julio de 2018.

 

La lista, que fue revelada esta semana después de una solicitud de AP, dice que "el rechazo al enlistamiento" era la razón para expulsar a dos tercios de los reclutas. Esa es la razón dada para el 35% de los reclutas dados de baja en todo el Ejército, según una investigación publicada en el sitio web del Departamento de Defensa.

 

Pero al menos un recluta cuyo documento decía que estaba siendo dado de baja del programa por ese motivo dijo que no era correcto.

 

Badamsereejid Gansukh, cuyo reclutador le dijo que sus habilidades por hablar turco serían una ventaja para las fuerzas armadas, dijo que no sabía que lo habían dado de baja hasta que le pidió a la oficina de su congresista este verano que lo ayudara a descubrir por qué su evaluación de seguridad estaba tomando tanto tiempo. "Nunca dije que me negara a alistarme, en absoluto", aseguró Gansukh.

 

De hecho -dijo- había optado por otro año después de recibir una llamada de su reclutador. Al enterarse de que fue dado de baja, "me descompuse", dijo el graduado de la Universidad Estatal de Minnesota.

 

Sin comentarios

El Departamento de Defensa dijo que no haría comentarios sobre casos individuales. Al 22% de los inmigrantes dados de baja se les dijo que su desempeño al empezar su trabajo, así como su conducta eran insatisfactorios, algo que la portavoz del Pentágono, Carla Gleason, dijo que podría incluir el haberse lesionado. El 10%, o 48 miembros en servicio, fueron dados de baja debido a una evaluación de seguridad desfavorable. Esto pudo incluir tener miembros de la familia en otro país, lo cual es típico de los inmigrantes, o que los militares no completaran todas las evaluaciones en un periodo razonable.

 

Hubo tres bajas por apatía o problemas personales, dos por tener un incidente con la policía después de alistarse, una por embarazo y otro por educación, lo que podría indicar una oportunidad para estudiar en la universidad.

 

Dos "declinaron ser trasladados" a un campo de entrenamiento -indica la lista- y dos reclutas fueron dados de baja con explicación "desconocida", que el Departamento de Defensa dijo que no podía explicar.

 

Los nombres de los miembros en servicio y otra información personal fueron eliminados de la lista para proteger su privacidad. Todos los enlistados se habían comprometido al servicio activo o a la reserva; muchos habían participado en simulacros y entrenando regular con sus reclutadores en preparación para el campo de entrenamiento mientras esperaban las autorizaciones de seguridad.

 

Si un recluta no ha iniciado el servicio activo, el Ejército y la Guardia Nacional tienen "la autoridad para retirar a la persona y rescindir el contrato, ya sea a petición del solicitante o a la conveniencia del gobierno", dijo la portavoz del Ejército Jessica Maxwell en un comunicado este miércoles.

 

Margaret Stock, experta en leyes de inmigración y seguridad nacional que ayudó a crear el programa MAVNI, dijo que el Ejército no le está dando a los reclutas su derecho legal a apelar. "Ellos están tratando de deshacerse de las personas", dijo.

 

Se requiere que los reclutas elegibles tengan un estatus legal en EEUU, como una visa de estudiante, antes de inscribirse.

 

Más de 5,000 inmigrantes fueron reclutados por el programa en 2016, y aproximadamente 10,000 están sirviendo actualmente. La gran mayoría va al Ejército, pero algunos también van a las otras ramas de las fuerzas armadas del país.

 

Gansukh, inmigrante de primera generación originario de Mongolia, dijo que esperaba ser parte de algo más grande cuando se alistara y creía que su servicio sería una forma honorable de buscar la ciudadanía en su nuevo país.

 

"Ahora siento que en cierta forma fui un objetivo", dijo. "Me siento aislado del resto de las personas que viven aquí". Otros reclutas que fueron dados de baja este año en medio de controles de seguridad que no fueron concluidos se sienten igualmente devastados.

 

"Es como si hubieras caído del cielo al infierno", dijo Panshu Zhao a principios de este verano después de enterarse de que lo estaban echando del Ejército. Este inmigrante chino tiene un doctorado en Texas A&M.

 

A medida que los casos se multiplicaban, algunos comenzaron a demandar.

 

En respuesta a estos litigios, el Ejército dejó de procesar las bajas el mes pasado y reincorporó al menos a tres decenas de reclutas que habían sido expulsados del servicio.

 

El secretario de Defensa, Jim Mattis, dijo a los reporteros a fines del mes pasado que apoya el programa MAVNI. "Necesitamos y queremos que cada patriota calificado esté dispuesto a servir y sea capaz de servir", dijo.

 

Fuente: UN & AP

eyh