"¡Los mexicanos cerraron esta ch……!": un centenar de empleados dejó su puesto de trabajo en solidaridad con sus compañeros latinos despedidos

Noticias Populares

Una mujer agredida por el agente fronterizo acusado de asesinatos en serie fue quien ayudó a encontrarlo

Erika Peña declaró que él la agarró por la camisa y la apuntó con una pistola, pero ella gritó, se...

Funcionarios de salud de Delaware emiten advertencia después de que un residente de Millsboro fue mordido por un gato salvaje rabioso

Los funcionarios de salud de Delaware emitieron una advertencia después de que una persona fuese...

Phoca Facebook Comments

Share on Myspace

"¡Los mexicanos cerraron esta ch……!": un centenar de empleados dejó su puesto de trabajo en solidaridad con sus compañeros latinos despedidos

User Rating: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Un video viral muestra cómo decenas de empleados se fueron a la casa como protesta por el despedido de un pequeño grupo de empleados hispanos.

Consideran que su jefe lo hizo por racismo.

 

Este video le costó a Antoine Dangerfield su empleo, pero dice que valió la pena publicarlo. Mostró cómo un grupo de trabajadores se solidarizó con sus compañeros hispanos, denunció la actitud supuestamente racista de su jefe y, bueno, llegó a cientos de miles de usuarios en redes sociales.

 

El pasado 31 julio, un pequeño grupo de empleados latinos de construcción fueron enviados a su casa supuestamente por incumplir órdenes. Los hispanos dicen que su jefe, un hombre blanco, los trató así porque es racista. Pero lo más sorprendente fue la reacción de sus compañeros.

 

Un centenar de empleados –todos los que estaban en ese momento en una nueva planta de distribución de UPS en Indianapolis– se marcharon a la casa por solidaridad. Ni están sindicalizados ni organizados, fue una reacción espontánea.

 

Y Dangerfield, que trabajaba para un contratista en esa misma instalación de UPS, lo grabó con su celular.

 

"¡Se están marchando! ¡No están j……..!", se le oye decir mientras graba cómo los empleados abandonan su lugar de trabajo. Después, la instalación se queda vacía. "¡Los mexicanos lograron cerrar esta ch……..!", dice.

 

En una entrevista con el medio de izquierdas Jacobin, Antoine Dangerfield asegura que el contratista le ofreció 250 dólares para suprimir el video de sus redes sociales. "Ya sumaba 1.1 millones de vistas en Facebook. No había nada que pudiera hacer ya".

 

Según el exempleado, que es afroestadounidense, las tensiones entre el jefe de seguridad y el grupo de latinos venían de lejos.

 

Los hispanos trabajaban de mecánicos, soldadores e instaladores de cintas automáticas. Supuestamente el jefe de seguridad tomaba fotos y videos de los empleados, e intentaba que fueran despedidos, siempre según la versión de Dangerfield.

 

Ese día, ante la ausencia de un traductor, el jefe pidió a uno de ellos que tradujera una reunión al español para el resto de los compañeros, y el empleado se negó. "Mandó a cinco o seis de ellos a casa".

 

Según un GoFundMe activado para el trabajador afroestadounidense despedido, el grupo de empleados latinos también perdieron su empleo. Se interpreta por el post que sí volvieron al trabajo las decenas de operarios que se solidarizaron con ellos.

 

Fuente: UN

eyh