Trump frena su plan para que los meseros tengan que compartir su propina

Noticias Populares

ACLU quiere reunificación de familias en suelo de EEUU, pero el gobierno de Trump en países de padres deportados

El grupo defensor de los derechos civiles insiste en que el acuerdo preliminar con las autoridades migratorias...

Casa cerca de Selbyville condenada por el Departamento de Justicia de Delaware

Una casa cerca de Selbyville ha sido condenada debido a la actividad delictiva persistente, según...

Trump le revoca la credencial de seguridad al exdirector de la CIA John Brennan, uno de sus más duros críticos

La Casa Blanca anunció la inusual medida que suspende el acceso a materiales clasificados a...

Phoca Facebook Comments

Share on Myspace

Trump frena su plan para que los meseros tengan que compartir su propina

User Rating: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

La ley presupuestaria aprobada por el Congreso y ratificada por el presidente incluía un compromiso según el cual los empleadores no podrán quedarse con las propinas de los trabajadores en ninguna circunstancia.

 

El plan presupuestario al que el Congreso y Trump dieron luz verde la pasada semana esconde una buena noticia para los meseros de Estados Unidos: con él, se frena una iniciativa propuesta por la administración de Trump que hubiera permitido a los restaurantes recolectar sus propinas para repartirlas entre todos los trabajadores.

 

El proyecto de ley de gasto gubernamental, que Trump firmó el pasado viernes, incluye una provisión que prohíbe a empleadores, gerentes o supervisores de restaurantes embolsarse las propinas, parcial o totalmente. Esta disposición fue resultado de las negociaciones de la senadora demócrata Patty Murray y el secretario del Trabajo, Alexander Acosta, después de varios meses de oposición de activistas y sindicatos de meseros, que veían en el movimiento de la administración una fuente de nuevos abusos hacia los meseros.

 

El pasado 5 de diciembre el Departamento de Trabajo propuso una iniciativa que habría permitido a los dueños de los restaurantes recolectar las 'tips' de los meseros para repartirlas también con los trabajadores que normalmente no las reciben, como los lavaplatos y los cocineros. Así, se revertía una política instaurada por Obama que blindaba las propinas, permitiendo que quien las había ganado las mantuviera.

 

La iniciativa solo habría afectado a los restaurantes cuyos trabajadores ganaran al menos el salario mínimo federal (7.25 dólares por hora), pero la simple idea despertó una enorme preocupación en los meseros hispanos: "Dependo todo de las propinas", nos contó Arturo Rosano, un mesero que trabaja en Connecticut. "Sin los 'tips', no tendría ni sentido trabajar en esto, cobro menos de 6 dólares la hora, mucho menos de lo que es el salario mínimo en el estado".

 

Además, temían que la política de Trump alentara al robo de propinas, un fenómeno extendido en la industria del restaurante. Según un estudio de National Employment Law realizado en 2009 en Los Ángeles, Chicago y Nueva York, el 12% de los trabajadores que reciben propinas experimentan robos de estas por parte de sus superiores.

 

Es lo que se denomina 'pooling', una práctica mediante la cual los jefes recolectan el total de propinas para redistribuirlas con los trabajadores que no las ganan, pero cuyos sueldos suelen ser superiores. Tras el anuncio de la Secretaría de Trabajo, Economic Policy Institute (EPI), un think tank progresista, estimó que los dueños y suprevisores de restaurantes podrían llegar a recolectar 6,000 millones de dólares anuales en concepto de propinas.

 

Fuente: UN

eyh