Trump pide la pena de muerte para traficantes de drogas en un controversial plan contra la crisis de opioides

Noticias Populares

En un año el Ejército de EEUU expulsó a 500 inmigrantes que reclutó

Una investigación llevada a cabo por The Associated Press encontró que en la mayoría de los casos...

Plantas de pollo del condado de Sussex destacadas en informe de contaminación del agua

Allen Harim Foods, Mountaire Farms y Perdue tienen mucho en común.

El gobierno publica la nueva regla que afectará a inmigrantes que se beneficien de ayuda pública

El reglamento quedó abierto al comentario público por espacio de 60 días, hasta el 10 de diciembre.

Phoca Facebook Comments

Share on Myspace

Trump pide la pena de muerte para traficantes de drogas en un controversial plan contra la crisis de opioides

User Rating: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Los opositores de esta propuesta han estado presionando repetidamente para que se centre la estrategia en la prevención, el tratamiento y la recuperación del consumo de opioides, en lugar de la severa aplicación de la ley para frenar la crisis.

 

El presidente Donald Trump abogó este lunes por aplicar la pena de muerte a algunos narcotraficantes para hacer frente a la crisis de opioides que azota al país.

 

"Este azote (de las drogas) va a acabar", dijo Trump entre aplausos. El presidente indicó que para luchar contra esta situación se necesita la colaboración a todos los niveles (local, estatal y nacional).

 

"Te encontraremos, te arrestaremos y deberás pagar", avisó el presidente a los narcotraficantes. "Son gente terrible. Tenemos que ser duros", añadió, porque "si no somos duros, estamos perdiendo el tiempo. Y esa dureza incluye la pena de muerte".

 

Trump realizó el anuncio en una visita a New Hampshire en el que estuvo acompañado de la primera dama Melania Trump, que ha mostrado interés en el tema, particularmente en lo que respecta a los niños.

 

El mandatario también anunció que el Congreso va a gastar 6,000 millones de dólares en un nuevo fondo para luchar contra el consumo ilegal de los opiáceos. Durante el discurso, Trump insistió en la necesidad de construir un muro en la frontera con México como parte de la solución al problema.

 

Asimismo, atacó a las urbes calificadas como ciudades santuario, las acusó de dar cabida a criminales y volvió a amenazarlas con recortarles fondos federales.

 

"Las ciudades santuario son algo muy difícil de entender", se quejó Trump.

 

Trump alardeó de conocer a "muchos líderes" internacionales a los que preguntó cómo enfrentaban el tema de las drogas. Según dijo, le respondieron que no tenían dicho problema porque eran muy "duros", por lo que consideró que se debe copiar dichos métodos, que en algunos países supone efectivamente la aplicación de la pena de muerte.

 

El mandatario también amenazó a las compañías farmacéuticas al afirmar que está "seriamente" considerando acciones legales por su papel en esta crisis. El presidente llegó a sostener que los estadounidenses pagan demasiado por las medicinas en comparación con otros países, pero anunció que "vamos a cambiar eso".

 

"Ganaremos", concluyó su discurso.

 

La Casa Blanca ya había anunciado el domingo que el presidente tenía la intención de solicitar la pena de muerte para ciertos narcotraficantes "en los casos apropiados según la ley" en un intento por frenar la epidemia de opioides en el país.

 

Más de 100 muertos al día

 

Los datos más recientes estiman que 142 personas mueren a diario en Estados Unidos por una sobredosis de drogas. Los opioides son los principales responsables de estas fatalidades: en 2015, dos de cada tres sobredosis estuvieron asociadas a estas sustancias. "Nuestros ciudadanos están muriendo. La epidemia de opioides que estamos enfrentando no tiene precedentes", alertó un informe de la comisión creada por el presidente Trump para atender el problema. Hoy las muertes por sobredosis ya superan las de homicidios por arma de fuego y accidentes automovilísticos juntos.

 

El presidente había prometido hacer de la lucha contra la crisis de las drogas una prioridad durante la campaña. En un mitin en Pensylvania el fin de semana pasado, Trump sugirió ordenar la pena de muerte para los traficantes de drogas en los Estados Unidos y afirmó que el sistema de justicia estadounidense era demasiado blando con los traficantes.

 

La idea genera polémica entre otros legisladores, y muchos activistas de la salud pública no están interesados en esta propuesta. Estos opinan que el enfoque debe estar en reforzar los esfuerzos de tratamiento y prevención y quieren que Trump se aparte de los esfuerzos de guerra contra las drogas que dicen que no han funcionado, reporta Político.

 

Las sanciones federales mínimas obligatorias para las drogas varían desde, por ejemplo, cinco años sin libertad condicional por 100 gramos de heroína, hasta 10 años sin libertad condicional por 1 kilogramo de heroína, condenas de cadena perpetua si una persona tiene un delito grave anterior por drogas y si puede serlo probado que una muerte fue el resultado de las drogas.

 

"Ya hay penas bastante duras para esto, por lo que no está claro que también necesitemos la pena de muerte", dijo Kevin Ring, presidente de Families Against Mandatory Minimums a The Hill.

 

El plan de la Casa Blanca propone a un ataque en tres frentes contra la crisis de los opioides: reforzar la aplicación de la ley contra el contrabando y el tráfico, desarrollar una campaña para educar a los estadounidenses sobre los peligros del abuso de opioides y sobre prescripción y mejorar el financiamiento para el tratamiento.

 

Fuente: UN

eyh