La Casa Blanca presenta un presupuesto que da más dinero a defensa, se lo reduce a programas sociales y no controla el déficit

Noticias Populares

Trump le revoca la credencial de seguridad al exdirector de la CIA John Brennan, uno de sus más duros críticos

La Casa Blanca anunció la inusual medida que suspende el acceso a materiales clasificados a...

ACLU acusa a ICE y al servicio de inmigración de engañar a inmigrantes para arrestarlos y deportarlos

La demanda indica que ambas oficinas coordinaron una estrategia para detener a inmigrantes sin un...

Se busca a un hombre de Millsboro buscado por secuestro e intento de violación

Se busca a un hombre de Millsboro acusado de secuestro e intento de violación después de que la...

Phoca Facebook Comments

Share on Myspace

La Casa Blanca presenta un presupuesto que da más dinero a defensa, se lo reduce a programas sociales y no controla el déficit

User Rating: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

El plan no satisface la vieja aspiración republicana de lograr un "presupuesto balanceado”, hoy aparentemente abandonada, y se proyecta que el déficit se ubique en 450,000 millones de dólares para el año 2027. Entre otras cosas pide miles de millones para la seguridad fronteriza y recorta Medicaid, Medicare y el programa de alimentos.

 

La Casa Blanca presentó este lunes su plan presupuestario de 4.4 billones de dólares para el próximo año fiscal que, entre otras cosas, pide más fondos para financiar programas de defensa y recorta aquellos dirigidos a la población más vulnerable: Medicare, Medicaid y ayuda para la compra de alimentos (food stamps).

 

Pero incluso con estas reducciones propuestas, que combinan más de 3 billones en recortes en los próximos 10 años, aún no habrá balance en las arcas públicas, permaneciendo el profundo déficit fiscal, principalmente por la refoma tributaria que estableció recortes históricos, especialmente a las corporaciones, lo que disminuirá la recaudación fiscal considerablemente y cuyo impacto ha sido estimado por el Congreso en unos 1,5 billones de dólares en la próxima década.

 

La propuesta que el presidente Donald Trump está enviando este lunes al Congreso plantea además un gasto discrecional de 1.2 billones de dólares, entre lo que destacan 23,000 millones para seguridad fronteriza e inmigración, 21,000 millones para infraestructura y 17,000 millones para combatir la epidemia de adicción a los opioides.

 

En relación a los 23,000 millones de dólares para el reforzamiento de la seguridad en la frontera, $18,000 millones son para el muro fronterizo con México, 2,700 millones de dólares para los programas de detención de 52,000 indocumentados y $782 millones para contratar a 2,750 agentes fronterizos y de aduanas.

 

El plan titulado "Eficiente, Eficaz y Responsable: Un Presupuesto Estadounidense", establece básicamente las prioridades de Trump para el año fiscal entre octubre de 2018 y noviembre de 2019.

 

El plan de presupuesto representa un golpe a la clase trabajadora y los sectores de menos recursos al buscar recortes históricos a programas que son considerados claves para el bolsillo de los que menos tienen. Sin embargo, es muy improbable que estos recortes se aprueben en el Congreso, que suele hacer reajustes a los números que propone la Casa Blanca y adjudicar fondos para garantizar el trabajo, incluso de sectores que el Ejecutivo no pretende cubrir.

 

Pero ni siquiera con la aprobación de esos polémicos recortes, el presupuesto logrará acabar con el déficit en los próximos 10 años.

 

Incluso en los escenarios económicos más próperos para el país, el déficit presupuestario alcanzará para el año 2027 los 450,000 millones de dólares.

 

La Casa Blanca prometió que su reforma de impuestos, que genera otro hueco fiscal, con el tiempo eliminaría ese déficit debido a las ganancias multiplicadas que supuestamente tendrán las corporaciones con sus beneficios impositivos y la repatriación de capitales que supuestamente esto generará.

 

Sin embargo, esto contrasta con otras proyecciones que indican que la menor recaudación generará entre 1 billón y 2 billones de deuda en 10 años.

 

Esto se debe a que la recaudación de impuestos caerá en 3.7 billones de dólares entre 2018 y 2027.

 

Fuente: UN

eyh