Trump ofrece la ciudadanía a 1.8 millones de dreamers a cambio del muro y restricciones migratorias

Noticias Populares

Hallan muerta a una alcaldesa en México que estaba desaparecida hace una semana

El cuerpo de Olga Kobel, presidenta municipal de Juárez, en Coahuila, fue encontrado con varios...

Adolescentes enfrentan cargos después de disparar con una BB gun a casas y vehículos cerca de Lewes

La Policía Estatal de Delaware arrestó a dos adolescentes luego de que varias casas y vehículos...

Audio de un trato con un guerrillero colombiano revela la faceta negociadora de 'El Chapo' en su juicio

"Aquí hay seriedad, no hay ninguna mentira", se oye decir a Guzmán en la prueba que se escuchó...

Phoca Facebook Comments

Share on Myspace

Trump ofrece la ciudadanía a 1.8 millones de dreamers a cambio del muro y restricciones migratorias

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

En una conferencia telefónica, la Casa Blanca adelantó detalles del plan de inmigración que el presidente presentará al Congreso este lunes.

Pedirá a cambio $25,000 millones para levantar la pared fronteriza y limitará las peticiones de residencia a esposos e hijos.

La propuesta de inmigración que el presidente Donald Trump presentará el lunes al Senado incluirá una vía para que un estimado de 1.8 millones de jóvenes inmigrantes indocumentados puedan acceder a la ciudadanía, según dijo la Casa Blanca este jueves en una conferencia de prensa telefónica.

 

Sin embargo, el mandatario insiste en algunas exigencias a cambio:

 

  • Fondos para aumentar la seguridad fronteriza y construir el muro

El presidente solicitó 25,000 millones de dólares en un fondo fiducidiario para atender esos temas. Un alto funcionario insistió en que eventualmente encontrarán la manera de que sea México quien pague por el muro. También pedirá recursos adicionales para poder contratar personal para el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por su sigla en inglés), incluidos abogados, jueces de inmigración, fiscales y funcionarios de seguridad para la frontera.

 

  • No más lotería de visas

Estados Unidos otorgaba anualmente 50,000 tarjetas verdes (green cards) cada año. Trump propone que las visas que estén pendientes sean distribuidas hasta que se otorgue la última a quienes están en la lista de espera. Una vez que ya no exista cola, las 50,000 residencias que eran asignadas al sorteo serán distribuidas por méritos.

 

  • Restringir las solicitudes de residencia a esposos e hijos

Sobre las solicitudes de residencia para familiares, plantea que se limiten a esposos e hijos solteros menores de 21 años. Excluye a los padres. Sin embargo, un alto funcionario de la Casa Blanca aseguró que esta medida no sería retroactiva y que cualquier solicitud que esté en curso en este momento seguirá vigente.

 

  • Beneficiarios deben estudiar y no tener antecedentes criminales

Sobre los jóvenes, también incluye algunas condiciones de empleo y educación, así como que no hayan cometido crímenes. La Casa Blanca aseguró que el estatus podría estar sujeto a su revocación en caso de que alguno de estos requisitos se incumpla. Y entre sus planteamientos insiste en que el gobierno pueda asegurarse de detener y deportar a quienes cometan delitos o pertenezcan a pandillas.

 

Una copia de otro plan

 

Ya este miércoles, el presidente había dicho a reporteros que contemplaba la posibilidad de que los casi 800,000 dreamers pudieran optar a la ciudadanía en 10 o 12 años. La cifra que presenta este jueves la Casa Blanca aumenta a más del doble el número de beneficiarios de DACA, debido a que liberará el requisito de edad mínima fijado por Barack Obama en 2012 cuando activó el programa. Para entonces, los dreamers que calificaban al amparo de la deportación eran aquellos que demostraban haber tenido menos de 30 años al 15 de junio de 2012.

 

La medida que el presidente Trump presentará al Senado el lunes no detalla qué pasará si es rechazada.

 

Este planteamiento de Trump fue originalmente entregado al Senado en febrero de 2017 por los senadores republicanos David Perdue (de Georgia) y Tom Cotton (Arkansas), pero no reunió los votos necesarios para ser debatido y aprobado. Contemplaba la cancelación de la lotería de visas, exigía que los inmigrantes que entran legalmente al país además de tener visa hablen inglés, y limitaba la solicitud de beneficios migratorios solo a esposos e hijos. En agosto el presidente Trump relanzó este mismo proyecto como suyo desde la Casa Blanca.

 

Según los funcionarios que participaron en la conferencia telefónica, se espera que tras entregarlo en la Cámara Alta el líder de la mayoría, el republicano Mitch McConell, pueda llevarlo al debate para el 6 de febrero, apenas dos días antes de la fecha límite para el cierre del gobierno.

 

Una moneda de cambio

 

Para las organizaciones, la propuesta de Trump no hace más que utilizar a los dreamers para imponer otras medidas en las que ha insistido, incluso desde la campaña electoral.

 

Desde la organizacion United We Dream califican el plan como "una nota de rescate al supremacismo blanco" en un comunicado que publicaron en sus redes sociales. Critican que el presidente haya creado una crisis para los dreamers al eliminar DACA el pasado septiembre: "Con cada día que pasa, los jóvenes inmigrantes están perdiendo forma de vida y están en riesgo de deportación. Gente como Eric, Yuridia y Damaris (dreamers) podrían pronto tener la misma suerte que Luis, quien fue pateado en la cabeza por agentes de deportación y confinado en un centro de detención".

 

En California, la propuesta migratoria de Trump fue catalogada de “grotesca” por la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA). “Este plan, de manera descarada, usa a los dreamers como moneda de cambio para obtener $25,000 millones para el muro fronterizo, más arrestos y más deportaciones, y destruye la unidad de las familias inmigrantes”, dijo Jorge Mario Cabrera, director de comunicaciones de la organización. “Este plan no pretende ofrecer una solución, sino más bien inflamar y dividir a nuestra nación”.

 

En el mismo tono reaccionó el Caucus Hispano. "Trump destruyó DACA, amenazó a los dreamers con detenerlos y deportarlos y ahora usa esa amenaza para promulgar su dura política migratoria", aseguran en un comunicado. "La Casa Blanca está usando a los dreamers para enmascarar sus marcadas políticas xenofóbicas, aislacionistas y no estadounidenses".

 

El congresista demócrata por Illinois, Luis Gutiérrez, uno de los más combativos a favor de DACA, criticó la propuesta migratoria de Trump para rescatar a los dreamers, y aseguró que tanto el muro como los límites para restringir la inmigración legal “son ofensivos e inefectivos”, y que ambos planes, de ser aprobados, demostrarían “una profunda sospecha del presidente sobre los latinos”.

 

"No se puede confiar en que el presidente cumpla con su palabra o mantenga su postura durante más de un par de horas. Cada vez que los intransigentes sobre inmigración dentro y fuera de la Casa Blanca modifican su posición, nos alejamos de un acuerdo para cumplir con la voluntad de los estadounidenses que quieren darle un estatus legal a los dreamers”, agregó el legislador.

 

Fuente: UN

eyh