Con dos días de retraso y tras fuertes críticas, Trump condena el racismo, a los supremacistas y al KKK por la violencia en Charlottesville

Noticias Populares

Por qué es crucial que el Congreso apruebe protección para los dreamers antes del 22 de diciembre

Para cerca de 800,000 dreamers protegidos por la Acción Ejecutiva de 2012 (DACA) resulta clave que los...

Nueva opción de giro a la izquierda que llega a Georgetown Intersection

DelDOT se está preparando para agregar una flecha izquierda parpadeante a la intersección de la...

DHS asegura que el muro fronterizo se construirá "pronto" (tras las pruebas de ocho modelos)

Desde finales de noviembre y hasta mediados de este mes, agentes fronterizos han utilizado...

Phoca Facebook Comments

Share on Myspace

Con dos días de retraso y tras fuertes críticas, Trump condena el racismo, a los supremacistas y al KKK por la violencia en Charlottesville

User Rating: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

El mandatario fue duramente condenado por demócratas y republicanos quienes le exigieron que rechazara directamente las acciones de los supremacistas blancos durante las protestas del fin de semana en Virginia, donde tres personas fallecieron y al menos 35 resultaron heridos.

El presidente Donald Trump condenó este lunes la violencia de grupos supremacistas blancos durante una protesta el fin de semana en Charlottesville, Virginia. Lo hizo dos días después de los hechos y tras fuertes críticas de demócratas y republicanos por lo tibia de sus palabras en su primera reacción del sábado.

"El racismo es el mal. Y aquellos que causan violencia en su nombre son criminales y matones", dijo el presidente en un discurso de menos de cinco minutos en el que mencionó específicamente a los supremacistas blancos, a neonazis y a los miembros del Ku Klux Klan, a quienes además catalogó como "repugnantes".

"Condenamos en la forma más fuerte estos actos de odio y violencia. No tienen lugar en Estados Unidos. No importa el color de la piel, respondemos a las mismas leyes (...) Debemos amarnos, mostrarnos afecto", agregó en un discurso en el que arrancó hablando de sus supuestos logros económicos.

Este sábado, una protesta convocada por grupos supremacistas en la ciudad universitaria de Charlottesville, en Virginia, terminó en violencia. Los nacionalistas y sus opositores llegaron a los golpes y luego,un hombre en su Dodge Challenge arrollo a un grupo de personas. El resultado: Tres muertos y al menos 35 heridos.

Tras los hechos, el gobernador del estado, el demócrata Terry McAuliffe, rechazó tajantemente el comportamiento violento de los supremacistas y les dijo: "Váyanse a casa, no son bienvenidos en este territorio. Son una vergüenza (...) Ustedes pretenden ser patriotas, pero son todo menos eso (...) Nuestra diversidad es lo que nos hace especiales y no dejaremos que venga nadie a destruirla".

Y cuando todos esperaban una fuerte condena de Trump ese sábado, el mandatario solo critico la "violencia que se da desde muchos lados" sin mencionar específicamente a los grupos supremacistas, del KKK y neonazis que estuvieron presentes en la manifestación. Desde entonces, una retahila de criticas se escucharon. Senadores, congresistas, organizaciones y políticos de todas las facciones le recriminaron el no rechazar el racismo en Estados Unidos.

El fiscal de Virginia, Mark Herring, le respondió que la violencia que se vivió en Charlottesville era culpa de los "racistas y supremacistas blancos". Su exrival en la contienda presidencial, la demócrata Hillary Clinton, aseguró que "cada minuto que permitimos que esto persista a través del estímulo tácito o la inacción es una desgracia". Y la congresista republicana Ileana Ros-Lehtinen aseguró que los "supremacistas blancos, los neonazis y los antisemitas son la antitésis de nuestros valores" e insistió en que "no hay otros lados al odio y al fanatismo".

 

Fuente: Univision


http://www.zoofirma.ru/